El curioso incidente del perro a medianoche

El curioso incidente del perro a medianoche

23 septiembre, 2018 Teatro 0

Comienza la función de El curioso incidente del perro a medianoche y aquello ya es una explosión de lo que se nos viene encima. El interior de la cabeza de Christopher Boone es un cúmulo de estímulos, de ideas, de imágenes, de lugares que se comparten con el espectador, pasando de cero a cien en cuestión de segundos, y de ahí podría decir que todo se convierte en una carrera de fondo para su protagonista, pero no sería verdad, es un extenuante sprint de dos horas y cuarto para Álex Villazán, secundado por un infatigable elenco, al que José Luis Arellano le confía la columna vertebral de esta mega-producción bajo la adaptación de José Luis Collado.

El curioso incidente del perro a medianoche y su protagonista, Christopher Boone, se han convertido en clásicos contemporáneos, tanto de la literatura, gracias a Mark Haddon, como del teatro por la multipremiada adaptación de Simon Stephens. Las páginas de la novela, como su paso por los escenarios, han hecho que el gran público se emocione con este viaje iniciático. Una gran aventura épica llena de descubrimientos, donde la familia, el paso al mundo adulto y, sobre todo, la superación se convierten en los grandes temas de la historia de este muchacho de 15 años, procedente de una pequeña ciudad británica, al que un hecho fortuito como es la muerte del perro de su vecina, le hará emprender el mayor viaje de su vida. Un viaje que descubriremos desde el interior de su cabeza, desde su particular punto de vista, Christopher padece síndrome de Asperger, circunstancia que nos abrirá los ojos a su forma de percibir el mundo y que, quizá, a muchos nos haga mirar la vida desde una nueva perspectiva tras abandonar el teatro.

La factura técnica de la producción madrileña, con esa escenografía creada por Gerardo Vera, iluminada por Juanjo Llorens, la video escena de Álvaro Luna y el espacio sonoro de Luis Delgado, es apabullante, el auténtico reflejo de cómo funciona el interior de la cabeza de Christopher; imágenes superpuestas, el caos, el orden, la calma, la lógica. Una factura mayúscula que viene a sumar y no a envolver, como suele pasar cuando se realiza un despliegue de medios como el que puede verse en el Teatro Marquina.

Se nota que José Luis Arellano se lo ha pasado como un niño componiendo este montaje. Lograr que todos los engranajes de este espectáculo funcionen con la precisión adecuada no es algo sencillo y lo logra, vaya que si lo logra, pero es que además lo hace transmitiendo diversión, una fuerte carga emocional y una fluidez que se agradecen muchísimo desde el patio de butacas. El dinamismo que tiene el acabado es magnífico, es cierto que un corte en algunos momentos le aportaría algo más de homogeneidad en ritmos y energías, pero en conjunto es un viaje completamente disfrutable y admirable. Es complicado que tanta infraestructura técnica no ahogue la ternura y la humanidad que posee su historia, pero el cariño y la mano de su director lo logran. Viendo el trabajo que ha estado, y está, desarrollando en La Joven Compañía creía haberlo visto todo en su forma de trabajar, pensaba que le tenía pillado “el truco”, pero con El curioso incidente del perro a medianoche, Arellano demuestra que tiene muchos ases todavía bajo la manga y lo aplaudo gozoso.

En cuanto a la interpretación… ¡Uf! ¿Cómo contener el entusiasmo desmedido que me produjo el trabajo de Álex Villazán para no llenar esto de calificativos superlativos? Solo repetiré lo que ya dije por redes sociales, espero que le caigan uno tras otro todos los reconocimientos posibles porque lo que hace Villazán es estratosférico. Tiene entre manos un potro desbocado que le podría hacer salir bastante magullado y, sin embargo, lo ha domado con gusto. Qué placer sentir la emoción que nos atenaza el corazón, esa última pregunta aún se agarrota en mi garganta, y es que tanta honestidad apabulla. Me encantaría sentarme con él y que me hablara sobre lo que pasa por su cabeza durante la función, ¡menudo torrente tiene que correr por ahí adentro! Me produce mucha alegría haber sido testigo de su camino desde que comenzara en La Joven Compañía, comprobar su evolución montaje tras montaje y ver cómo brilla ahora sobre las tablas del Marquina. Emociona pensar en todo el camino que tiene por delante.

Pero la función no sólo es él, además cuenta con Marcial Álvarez, Lara Grube, Mabel del Pozo, Carmen Mayordomo, Anabel Maurín, Boré Buika, Eugenio Villota, Alberto Frías y Eva Egido. Un reparto que juega a favor de este entramando, todos a una, sin apenas respirar, construyendo y deshaciendo, interviniendo, sacándose y poniéndose personajes, jugándolos, pasándolos por la cabeza y el recuerdo de Christopher, a veces caricaturizándolos, otras dándoles algo más de sobriedad, y siempre con un resultado, salvo alguna excepción que aún no ha pillado bien el paso, acorde con lo que exige el conjunto.

Ojalá que El curioso incidente del perro a medianoche haya llegado para quedarse, que sea un tren de largo recorrido, porque esto tiene que verlo todo el mundo, sentir el poder transformador que habita en la mirada de este chico.

Ficha del espectáculo:

Título: El curioso incidente del perro a medianoche Autor: Mark Haddon Adaptación Teatral: Simon Stephens Dirección: José Luis Arellano Reparto: Álex Villazán, Marcial Álvarez, Lara Grube, Mabel del Pozo, Carmen Mayordomo, Anabel Maurín, Boré Buika, Eugenio Villota, Alberto Frías y Eva Egido Versión: José Luis Collado Escenografía: Gerardo Vera Iluminación: Juanjo Llorens Vestuario: Silvia de Marta Coreografía: Andoni Larrabeiti, Música: Luis Delgado Videoescena: Álvaro Luna Producción: Grupo Marquina y Acción Sur.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *