csewsaeweaacr7_Las historias están a pie de calle, allá donde el mundo real respira, en mercados, en parques, en bares. La vida transcurre entre apretujones de autobús, patios interiores y esperas de turno en la charcutería: “¿Quién da la vez?”. Ahí reside el germen de todo. Quizá sea por eso que “Historias de Usera” llega al espectador con la proximidad de un susurro de nuestra propia realidad.

Yo también estoy vinculado de alguna manera a Usera, mis primeros recuerdos, o los de mi familia, tienen que ver con el barrio; desde un accidente de coche que tuvo mí madre en sus calles cuando estaba embarazada de mi, pasando por los aperitivos de fin de semana en La Peña Soriana, que me pidieran ser padrino de bodas en un pub de la calle Rafaela Ybarra o que mi madre y todas mis tías se casaran en la iglesia de los Capuchinos… e incluso que la única vez que me dieron frase en una serie de TV, que jamás emitieron, fue porque me eligieron en una agencia de actores que estaba cerquita del Metro de Usera. Así que ya veis que un pedacito de mí también está vinculado a este barrio.

seleccin_mg_0569

Fotografía de Bárbara Sánchez Palomero

Volviendo a “Historias de Usera”, como ya todo el mundo sabe, fue creado como despedida-homenaje a los vecinos del barrio que acogieron por 5 años la Sala Kubik Fabrik. Un espectáculo que muchos nos quedamos sin poder ver porque las entradas volaron y que, precisamente por su enorme acogida, ha recalado con una segunda vida en el Matadero, dándonos así una nueva oportunidad de poder vivir la experiencia que supone viajar a través de la memoria de los vecinos de este barrio.

Un montaje que lleva las voces de varios creadores, tal como ya sucedió en el 2013 cuando se lanzó al App “Storywalker” con la que uno podía escuchar las historias, ficcionadas, del barrio mientras caminaba por sus calles. Miguel Del Arco, Alfredo Sanzol, José Padilla, Denise Despeyroux, Alberto Olmos y Alberto Sánchez-Cabezudo son los responsables de dar forma, bajo la batuta de Fernando Sánchez-Cabezudo, a estos relatos que conforman “Historias de Usera”, que dentro de su individualidad hacen un retrato compacto y cercano, de la vida de sus gentes, una caricia que baila entre la nostalgia y el cariño, que muestra la lucha tras los sueños rotos y el gusto por las pequeñas cosas que ofrece la vida. Haciéndonos entender que Usera no es solo un barrio, es un estilo de vida con el cualquiera de nosotros podemos sentirnos identificados.

seleccin_mg_0634

Fotografía de Bárbara Sánchez Palomero

Y si las palabras de los dramaturgos mencionados hacen del día a día de Usera la oportunidad de vivir este suspiro de realismo mágico, el resto del equipo son la clave para que podamos sentirlo a flor de piel:  Esa bellísima escenografía de Alessio Meloni, las luces de David Picazo o la música de Sandra Vicente y Mariano García, que condensan magníficamente, en un mismo espacio, la poética y el aroma a barrio. O la hermosura que significa escuchar y tener en escena a Pilar Gómez, el gusto tan personal que deja la interpretación de Juan Antonio Lumbreras, el divertido magnetismo entre el manga y la realidad de Huichi Chiu, la generosidad en las pinceladas de Jesús Barranco y lo que hace Inma Cuevas que, con permiso de sus compañeros, no tiene adjetivos suficientes para ser calificado. Sin olvidar, por supuesto, el maravilloso trabajo y empeño de los Vecinos (Así con V mayúscula) que dan cuerpo a la función: Iván Jiménez, Juan Ramón Saco, Juan Antonio Rodríguez, Mª Teresa Parado (May), Chucho Montes y Luis Ureña. Profesionales del teatro y vecinos del barrio que se convierten en un conglomerado de miradas llenas de historia, de brillos de añoranza y de esperanza de futuro. Un trabajo hecho desde el cariño y la más pura honestidad hacia un barrio y una sala que se han dado tanto mutuamente.

¿En qué lugar uno es capaz de ver vampiros chinos, mujeres liándose a adoquinazos con el tranvía, conversaciones entre butacas de teatro que acaban en acuarios sobre los tejados de Usera; señoras a las que la vida se les pasa en un suspiro de amor de juventud, ver cómo la lluvia madrileña se convierte en las lágrimas de La Narcisa por un ¿imaginado? hijo torero, los pasados placeres furtivos, y trágicos, de un sereno o que un “puto gordo” robe el bombo a una estrella del rock y que además esté aderezado con pasos de baile de boleros que derriban cuartas paredes y tristes poemas de borracho de barrio que deposita la hermosura del amor en el cuello de una botella? Pues tan sólo uniéndose a un corrillo vecinal de un barrio que, de tan castizo, se haya globalizado como es el caso de “Historias de Usera”.

¡Gracias Kubik! ¡Gracias Usera!… ¡Por la vida!

FICHA:

Título: Historias de Usera Dramaturgia: Miguel Del Arco, Alfredo Sanzol, José Padilla, Denise Despeyroux, Alberto Olmos y Alberto Sánchez-Cabezudo Elenco: Inma Cuevas/Alicia Rodríguez, José Troncoso/Juan Antonio Lumbreras, Pilar Gómez, Jesús Barranco/Luis Moreno, Huichi Chiu, Iván Jiménez, Juan Ramón Saco, Juan Antonio Rodríguez, Mª Teresa Parado (May), Chucho Montes y Luis Ureña Escenografía: Alessio Meloni Iluminación: David Picazo Vestuario: Paola de Diego Música Original: Sandra Vicente y Mariano García Lugar: Naves del Español – Matadero (Sala Fernando Arrabal)