Todos vamos a la deriva, arrastrados irremediablemente por la corriente, pataleando y dando brazadas intentando remar a la contra, resistiéndonos y queriendo llevar nuestro propio rumbo.  A veces, bien por esas brazadas o por puro azar, acabamos en orillas que nos apetecen, donde disfrutamos del sol, del aire fresco, donde correr libres; otras veces lo intentamos  en vano, golpeándonos con las rocas del fondo que nos laceran y nos abren heridas; un viaje lleno de cambios de ritmo, de sensaciones encontradas, que irremediablemente nos hará desembocar en el mar donde quizá encontrar nuestro remanso de paz.la-necesidad-del-nc3a1ufrago-redes-sociales-4-1

Pablo Cano Sales a la cabeza de SieTeatro Producciones es quien retrata este viaje río abajo con “La Necesidad del Náufrago”, componiendo y dirigiendo este conjunto de recuerdos, de situaciones, aparentemente inconexas que conforman una cadena infinita de “Necesidades”, las que podría tener cualquiera de nosotros.

Esta comedia con tintes dramáticos, como la propia compañía la define, nos abre las puertas a diferentes situaciones que viajan desde la más común de las realidades hasta rozar dimensiones paralelas llenas de surrealismo. Premisa interesante que parte desde un lugar atractivo, pero que se tropieza con un final irregular.

Hay que destacar una estupenda puesta en escena en la que doce sillas juegan a transformar el espacio en 16 escenas con identidad propia que van mutando según lo requiere la situación.  Pablo nos lleva de la mano, junto a los cuatro actores: Javier Prieto, Víctor Nacarino, Diego Cabarcos y Carmen Valverde, por todas ellas como quien muestra diferentes cuadros de tonalidades variopintas. Una estupenda labor que muestra la versatilidad de su autor a la hora de desarrollar situaciones y de sus cuatro actores para saltar de registro a golpe de efecto de luz. Cuando ellos se divierten, nosotros lo hacemos más aún. Si bien todos están correctos, dando rienda suelta a cuanto recurso tienen guardado en la chistera para dar cuerpo a ese aluvión de personajes que tienen que encarnar, quiero destacar el trabajo tanto de Víctor Nacarino como de Diego Cabarcos que logran llegar sin importar el registro que les toque en suerte con una sencillez que disfruté con mucho gusto.

Una propuesta que entretiene, que divierte, con muy buenas ideas, pero que me dejó con la duda de saber hacia dónde me quisieron llevar. No logré encontrar un nexo de unión con el que poder rematar el conjunto de historias que se plantean y que por otra parte, como cuadros individuales, funcionan perfectamente. Quizá no hubiera intención alguna de unirlas, tan solo el placer de plasmarlas en escena, pero como espectador yo sí sentí esa “Necesidad” a la que se apela para lograr rematar el espectáculo, o al menos comprender el “por qué”.

Título: La Necesidad del Náufrago Autor/Director: Pablo Cano Sales Elenco: Javier Prieto, Víctor Nacarino, Diego Cabarcos y Carmen Valverde Escenografía y Vestuario: Tania Tajadura Iluminación: Antonio Cabrera Espacio Sonoro y Música Original: Eusebio López Lugar: El Umbral de Primavera