Los que me leéis un poco más de seguido sabéis que no soy muy dado a entregarme a los espectáculos cabareteros y de variedades -¡Qué le voy a hacer si he nacido así de intenso!- pero como aparte de intenso he nacido curioso, este sábado pasado me sacudí esas “intensidades” de encima y me entregué a NOC en el Nuevo Teatro Alcalá.

Un espectáculo que lleva tres temporadas de éxito en el Off madrileño no puede dejarse escapar por prejuicios, además, a nadie le viene mal aflojarse un poco el corsé y entregarse sin preocupación al buen rollo, al colorido y a la excentricidad.

NOC es un show ideado y dirigido por David Quintana donde se dan lugar los números musicales en directo, los sketches de fonomímica, las acrobacias, las coreografías y el gusto por el cabaret, que logran engancharnos a la despreocupación y la diversión durante 90 minutos.

El ambiente nada más entrar, topándote con las candilejas, las mesitas, la ambientación ya te predispone a lo que te vas a encontrar. Fantástica escenografía de Alessio Meloni que tiene la capacidad de situarnos al mismo tiempo delante y detrás del escenario para que seamos testigos de la vida de sus protagonistas entre bambalinas y en escena, y que engrandece el contenido de esta propuesta.

El ritmo que David Quintana ha dado a NOC es trepidante y sorprendente, los números se van sucediendo uno tras otro sin dar respiro, manteniendo la sonrisa del público en un constante hasta los saludos finales. Y es que la compañía realiza un trabajo fabuloso. Si he de poner un “pero” sería el exceso de números de fonomímica en detrimento del resto de disciplinas, pero bueno, es el sello y origen de su creador en Los Quintana y es lógico que estén tan presentes.

Sorprenden los números individuales, sobretodo en un espacio tan reducido, donde disfrutamos del talento de prácticamente todos ellos.

La maestra de ceremonias o mejor dicho: la Reina Bataclana, una fantástica Isabel Dimas, demostró a pesar del problema con ese micro rebelde, la calidez, el buen humor y la cercanía con la que trabaja, y sobretodo y por encima de todo la estupenda voz con la que nos deleita a lo largo del espectáculo; invitación más que suficiente para dejarnos atrapar entre brillos de lentejuelas, pelucones y comedia.

José Cobrana es luz y humor, está sencillamente para comérselo. David Vento y su aro nos dejaron boquiabiertos, Sergio Franco es pura energía a golpe de tacón que acompañado de Elsa Cabo Ambros -¡Numerazo de claqué!- y Nataliya Andrukhnenko se marcan unas estupendas coreografías, unas divertidas, otras sensuales, siempre efectivas.

Un híbrido entre el cabaret, la revista, el vodevil, con reminiscencias a los clubs de ambiente de finales del Siglo XX, mezclado con el music-hall americano y la varieté, que sin más pretensiones que las de divertir y entretener con elegancia, dan un sabor a las noches de Madrid que amenazaba con extinguirse y que gracias a espectáculos como NOC se recupera y se reaviva.

Es un placer salir del teatro con el corazón contento.

Titulo: NOC – Un Auténtico Vodevil Autor/Dirección: David Quintana Elenco: Isabel Dimas, Jose Cobrana, Sergio Franco, David Vento, Elsa Cabo Ambros y Nataliya Andrukhnenko Escenografía: Alessio Meloni Vestuario: Los Quintana Lugar: Nuevo Teatro Alcalá.