Cuando hablamos de la corriente Off de nuestro teatro es obligatorio hacer referencia al teatro Off argentino, a cómo surgió “allá” y cómo hemos bebido de él para dar forma a lo que hoy vivimos por aquí, pero pocas han sido las ocasiones que hemos podido vivirlo en primera persona.

Ahora La Pensión de las Pulgas nos trae, por tiempo limitadísimo, “Mis Cosas Preferidas”, escrito y dirigido por Macarena García Lenzi e interpretada por Valeria Giorcelli; una pieza venida directamente de Buenos Aires con la que podemos comprobar cómo se las gastan en la escena Off Porteña.

Para la ocasión nos traen, como ellas mismas lo definen: “Una pieza para cuatro personajes con uno solo en escena”. Donde conoceremos a Brenda, una mujer que prepara el reencuentro con sus tres mejores amigas de juventud. Vivimos con ella la ansiedad y los preparativos del momento, la llegada de cada una de sus amigas, la relación que las une, el repaso de aquellos ¿maravillosos? años y cómo este reencuentro nos va desvelando los aspectos más íntimos de la amistad, el porqué del distanciamiento y la situación actual.

Cuando nos encontramos con “Mis Cosas Preferidas” no sabemos muy bien en qué terreno nos movemos y eso es lo que la hace tan interesante; genera en nosotros las ganas de adentrarnos en el mundo de Brenda y descubrir hacia dónde nos dirige. Ella tiene un look un poco a lo “¿Qué Fue de Baby Jane?” y aunque es un ser lleno de pura emoción, nos inquietan sus maneras excesivas. La sabemos una mujer adulta, pero a la vez nos da la sensación de estar con una niña en su cuarto mientras se divierte con sus amigas imaginarias a tomar el té, cosa que descoloca y despierta toda nuestra curiosidad.

El texto juega a desvelarnos el sentido de la historia a golpe de conversación. Sí, sí, como digo, la actriz está sola en escena, pero aun así logra con su interpretación que el monólogo no sea tal y que veamos y oigamos a cada una de sus amigas sin ningún tipo de problema. Conversaciones a veces banales, a veces corrosivas, que mientras se deslizan por los recuerdos y las bromas de antaño, toma una dirección muy clara, aunque un tanto predecible, cosa que no resta un ápice de interés a lo que estamos presenciando porque la forma de presentarlo es un verdadera filigrana escénica, para desvelarnos el auténtico lugar en el que nos hallamos.

Lo que Valeria Giorcelli nos presenta es un ejercicio de interpretación absolutamente sobresaliente. La forma en la que se mueve, cómo expresa intenciones, los gestos y miradas que pueblan la función, son de una precisión tan milimétrica que uno se descubre a si mismo mirando a las interlocutoras de Brenda sin cuestionarse que realmente no están allí, porque llega un punto de la función que incluso casi puedes asegurar que las puedes escuchar.

El viaje que se marca la actriz bajo la batuta de Macarena García Lenzi es bestial, puro delirio actoral; la agilidad con la que se dirige a sus amigas, cómo las mira, cómo atiende a cuanto le dicen, cómo reacciona, es una auténtica virguería…  ¡y que parezca tan fácil!

Creo que hay que ser un poco niño y un poco loco -Creo que esta es una buena definición para referirse a los buenos actores- para llegar al resultado con el que esta actriz nos obsequia.

No quiero desvelar demasiado para no romper la ilusión que guarda la función, pero el viaje en el que nos embarcamos con “Mis Cosas Preferidas” tiene mucha más miga de la que uno espera. Un trufa de chocolate rellena de sorpresiva hiel que debéis probar raudos y veloces porque en breve se esfumará –¡pena penita pena!– de nuestra cartelera.

Título: Mis Cosas Preferidas Autora: Macarena García Lenzi Elenco: Valeria Giorcelli Escenografía e Iluminación: Fabián Harsanyi Vestuario: Laura Ohman Dirección: Macareba García Lenzi Lugar: La Pensión de las Pulgas.