A estas alturas del partido, cuando a penas si queda una semana de representaciones, aún salgo yo a contar mis impresiones sobre “El Señor Ye Ama A Los Dragones”ElSeñorYe_cartelA4

Me consuelo a mí mismo diciéndome eso de que nunca es tarde… Pero es que este mes de Abril ha sido un mes relax para En Un Entreacto, eso sí, no iba a dejar escapar la ocasión de ver esta función escrita por Paco Bezerra y dirigida por Luis Luque y comentarlo… ¡Estaría tonto! Y es que, después de haber visto el anterior trabajo del tándem Bezerra-Luque, ¿quién se resiste a sumergirse en alguno de sus mundos? Sabemos que no tienen nada de inofensivos, que vienen con los colmillos bien afilados, pero no importa si sabemos que son ellos quienes nos muerden. (¡Ahí queda eso!)

La historia nos sitúa en una gran ciudad en la que algo extraño está sucediendo, una niebla de procedencia desconocida se ha apoderado de las calles, sumiéndolo todo en la oscuridad; algo que llena de temor a los habitantes de un edificio colmena que, como bien describe la propia función, tiene a la clase más desfavorecida, lo obreros, viviendo en el sótano junto a los trasteros, y a la Reina residiendo en el ático, desde donde lo domina todo. Una distancia que no solo es física, y que no siempre es superior por encontrarse en lo más alto. Una distancia que Magdalena, la todopoderosa presidenta de la comunidad, se ve obligada a romper en el momento en el que observa una sombra misteriosa recorriendo “sus” dominios de manera sospechosa, viéndose obligada a relacionarse con quien jamás hubiera deseado.

Entrar en la Sala Max Aub del Matadero es ser engullido de golpe por el universo de la función. ¡Qué maravilla de puesta en escena! La escenografía es una delicia de Mónica Boromello que junto a la iluminación diseñada por Felipe Ramos y las proyecciones de Álvaro Luna, hacen que realicemos el viaje de ida y vuelta del infierno al paraíso o viceversa, dependiendo para quién, con absoluta fascinación.

Bezerra y Luque han creado un entramado que supura una muy disfrutable y bien traida mala hostia. Gloria Muñoz y Lola Casamayor son dos auténticas bestias pardas de la escena que dibujan un par de personajes absolutamente despreciables, pero que nos hacen gozar con su aire de villanas “malas malosas”. Nos reímos con ellas, de sus hijoputeces, porque sabemos que en nuestras propias comunidades de vecinos existen perras como ellas escondidas tras las mirillas, y es por eso mismo que contemplamos con gusto cómo el destino se las traga y vuelve a vomitarlas de nuevo, eructándolas a la cara.

Aplaudo el grado tan mamarracho que alcanzan algunos momentos, el humor chusco que se emplea para abofetear conciencias, y la ternura con la que lo combinan y lo potencian gracias a Chen Lu y Huichi Chiu, haciendo que soltemos unas risotadas que acabarán por sernos aplastadas en la cara con la aparente inocencia de una tarta de merengue, pero que dejan ese dolor punzante latiéndonos en la cara y que no queremos que nadie nos note.

Un bocado envenenado contra los prejuicios, lleno de un sarcasmo refrescante que deja con ganas de más… ¡De mucho más!

¡Qué satisfacción comprobar cómo hay artistas de la talla de Paco Bezerra y Luis Luque a los que les sobra genio como para llenar grandes escenarios o espacios no convencionales y que su arte no pierda un ápice de calidad!

Ya iba siendo hora que se les pusiera al alcance del gran público.

Título: El Señor Ye Ama Los Dragones Autor: Paco Bezerra Dirección: Luis Luque Elenco: Gloria Muñoz, Lola Casamayor, Chen Lu y Huichi Chiu Escenografía: Mónica Boromello Diseño de Luces: Felipe Ramos Diseño de Vestuario: Elisa Sanz Diseño De Videoescena: Álvaro Luna Lugar: Matadero. Naves del Español