La semana pasada tuve la ocasión de poder asistir a una de las representaciones de “El Plan”, función escrita y dirigida por Ignasi Vidal que se está representando en La Pensión de las Pulgas.

La función nos habla de tres amigos que han quedado para realizar un plan, pero debido a la avería del coche en el que se tenían que mover, se ven obligados a esperar en casa de uno de ellos. Durante esa espera aflorarán aspectos de su amistad que provocarán un giro absolutamente inesperado en sus vidas.

Una historia que habla de la amistad, del desempleo, de la desesperación de quien se sabe en una vía muerta. De cómo cuando la soga aprieta sin piedad, podemos llegar a tomar decisiones que nunca nos hubiéramos planteado.cartel-el-plan

“El Plan” es un texto inteligentísimo, Ignasi Vidal tiene muy claro por dónde quiere llevarnos y no duda en utilizar todas las armas que tiene a su alcance para conseguirlo. Un texto que deja que te confíes, que te identifiques y empatices, para abofetearte con ganas.

Posee unas líneas de diálogo que, de tan bien escritas, parecen improvisadas; llenas de una realidad tan palpable que es imposible no posicionarte de su lado, tan cotidianas como “destroyer“.

Es un auténtico placer que la dureza de cuanto se plantea, el acido sentido del humor, la mala hostia y el cabreo que se gastan los personajes y, a la vez, la amistad que se profesan, sea tan cercana porque nos hace verlo con ojos “no teatrales”, quiero decir, con nuestra propia mirada, no la del acomodado espectador que solemos ser.

Estos tres tíos cabreados con la vida y que sobreviven ante toda la mierda que les rodea, son reales, están vivos. Ellos son el momento que nos ha tocado vivir, la crudeza de nuestra sociedad puesta en el pellejo de unos tipos perdidos y desesperanzados.

Javier Navares, David Arnaiz y Chema del Barco no podían transmitir más hiperrealismo en sus interpretaciones. Me creo todo lo que dicen, lo que hacen, veo en ellos a los colegas de mi barrio, a esos tipos desencantados que me rodean, que sobreviven ante la situación que les ha tocado porque se tienen entre ellos. Son un reflejo sin filtros de nuestra realidad y es raro verlo con tal tino sobre las tablas.

Compro cuanto me quieran vender porque traspasan ese línea que, como espectador, pocas veces te planteas, si lo que estás viendo está siendo improvisado en ese instante o es parte de la función; tanto si fuera una cosa como si es la otra, hay que aplaudir con ganas a este equipazo que han formado entre actores y director por la absoluta honestidad que nos hacen respirar viéndoles trabajar. No es una función que uno vea sentado cómodamente, ni si quiera cuando las risas hacen acto de presencia.

Hay muchas funciones que pretenden ser retratos generacionales, y “El Plan” creo que es de los que más se ajustan; no sé si es por la edad, la cercanía de lo que plantea o porqué, pero Igansi Vidal ha dado de lleno en la diana.

Si tuviera que definir esta función diría que es “Una putada”, por cuanto plantea y cómo lo hace, pero rematadamente bien hecha.

Título: El plan Autor: Ignasi Vidal Lugar: La Pensión de las Pulgas Elenco: Javier Navares, David Arnaiz y Chema del Barco Iluminación, Escenografía y Sonido: Sergio Gracia y Enrique Villaluenga Ayudante Dirección: Esther Santos Tello Dirección: Ignasi Vidal