Se nos va un año complicado, finales abruptos de funciones que no lo merecían, cierres de salas que echaban el telón a ilusiones y pasiones, a veces por ese terrible número que es el 21, otras por la mala gestión de las administraciones, por incomprensión, por odios e intereses soterrados… Vaya por delante mi cariño y admiración por todos ellos, y un soplo de aliento para que no decaigan y continúen luchando por sus sueños, que aquí estamos los demás para empujar a su favor.
Por todos esos sinsabores que ha salpicado al Teatro este 2014 me quiero quedar con el recuerdo de todo lo bueno que nos ha hecho vibrar y que nos ha emocionado. 
Ha sido mucho teatro el visto, por supuesto no todo bueno, pero estos son, mes por mes, los montajes que mejor ha dejado en nuestro recuerdo.
                                                                           ENERO
Con Enero comenzamos el año sobrecogidos con funciones como “El Huerto de Guindos”, un Chejov pasado por la genialidad de Raúl Tejón, “Breve Ejercicio Para Sobrevivir” del que aún laten en mi interior Santi Marín y Bárbara Lennie gracias a la maestría de Lautaro Perotti, o la mágica “Emilia” de Claudio Tolcachir. En este comienzo del 2014 también vibramos con “Invasión”, texto trepidante de Guillem Cluà que volvió a demostrar la frescura y ganas de La Joven Compañía. Al igual que descubrimos la sensación musical de la temporada “La Llamada” y su divertida y explosiva combinación de Electro-Latino, religión y Whitney Houston.
                                                                         FEBRERO
Al llegar a Febrero nos topamos con un doblete de The Zombie Company, la polémica “Autostop” que se ha convertido en nuestro guilty pleasurey la morbosa vuelta de tuerca que Carlos Be hizo con un Wilde dicho a la cara como es “Dorian”, y además disfrutamos de la magia y la sencillez de “Iaia, Memoria Histórica”.
                                                                            MARZO
Marzo fue un mes prolífico, vimos nacer con orgullo “Un Balcón Con Vistas”, que se ha convertido en una escala carteleras que aún sigue dando que hablar. Y volvimos a viajar a la terriblemente deliciosa “Ahora Empiezan Las Vacaciones” de Paco Bezerra y Luis Luque. Descubrimos, más vale tarde que nunca, y nos revolvimos con “La Visita” de Antonio Muñoz de Mesa o la exquisita “Cenizas” con Chevi Muraday y Alberto Velasco, nos enamoramos de Irene Arcos y Sara Martín con sus “Entreactos”, de la maestría de Jacobo Dicenta en “El Buscón”, y aprendimos a golpe de afiladísima comedia lo que es el “sincerismo” con “Los 4 de Düsseldorf” de José Padilla.
                                                                            ABRIL
El mes de Abril fue absolutamente ecléctico, lo empezamos con la melancólica “Lágrimas, Mocos y Sangre”, saltamos al delirio de “Chochos, El Musical”, la delicadeza y exquisitez del verso en “Barrocamiento” de Fernando SanSegundo, viajamos hacia los recuerdos enterrados con La Canoa Teatroy su “Tape” y lo terminamos con la grandeza de los Kamikaze, Miguel del Arco y su fabuloso “Misántropo”.
                                                                            MAYO
Mayo fue el mes de la emoción, volvimos a vivir el éxtasis de regresar a “Cerda” de Juan Mairena, vimos como Denise Despeyroux rizaba el rizo con “Carne Viva”, gozamos con la magia de Antonio Velasco y “El Último Vuelo de Saint Exupery”. En un solo fin de semana asistimos a la última función de “Cuando Fuimos Dos” , gozamos con la sublime “Las Heridas del Viento”, la joya de Juan Carlos Rubio, Kiti Manver y Dani Muriel, y para rematar la faena, Pablo Messiez y Estefanía de los Santos, nos pellizcaron el alma con “Las Plantas”. Pero no solo eso, nos sorprendió con trágico agrado “Mejor Historia Que La Nuestra”, y además, al borde de la primavera, caímos enamorados de “La Toñi, Unplugged” y nos morimos de la risa con el Thriller-Sobrenatural “Lavar, Marcar y Enterrar” de Montgomery Entertainment; además nos reencontramos con AlmaViva Teatro y su puesta en escena “La Noche Justo Antes de los Bosques” de Koltès, una maravillosa e indispensable puesta en escena de César Barló  con la piel y el alma de José Gonçalo Pais y dejamos de ver con ojos confiados La Pensión de las Pulgas por culpa de “Sótano”y los fantásticos Víctor Clavijo y Juan Codina dirigidos por Israel Elejalde.
                                                                            JUNIO
Junio comenzó con el mismo sobrecogimiento con el que despedimos Mayo gracias al fantástico trabajo de May Ríos y “The Room”, nos divertimos con “Mierda de Artista” y asistimos por primera vez a una de las “Peceras” que The Zombie Company escupen a la cara del espectador y nos deleitamos con una delicia como es esa “Trinidad” de Ana F. Valbuena que aún sigue enamorando espectadores. Y lo finalizamos saboreando la revisión de Rakatá para un clásico como “El Castigo Sin Venganza”.
                                                                           JULIO

Al comenzar Julio nos entregamos de lleno a los universos de Abel Zamora disfrutando de “Yernos Que Aman” y “Pequeños Sobre Arena Azul”,  conocimos y nos divertimos con Ron Lalá y su exitazo “En Un Lugar del Quijote”, y volvimos a dejarnos atrapar por Messiez, esta vez acompañado de Grumelot y esa delicatessen que han sido “Los Brillantes Empeños”.
                                                                          AGOSTO

Aunque en Agosto nos fuimos de vacaciones, al regresar nos esperaba una sorpresa, la de poder asistir al primer pase de un texto absolutamente delicioso como es “Cliff” de Alberto Conejero. Un puente perfecto entre el final y el comienzo de las temporadas teatrales.
                                                                      SEPTIEMBRE
En Septiembre regresamos a la carga con fuerza, “Smiley” de Guillem Cluà con Aitor Merino y Ramón Pujolfue la elegida para romper el hielo, ¡y de qué manera!, tras ella vino un deleite como pocos al que fuimos sin saber qué veríamos y nos ganó incondicionalmente, “Los Desvaríos del Veraneo” de Venezia Teatro. También en este mes vimos el musical “Excítame”, cuidadísima propuesta escénica que ya querrían muchas grandes producciones. Descubrimos la fugaz “Como Te Dire Adieu” y Miguel Rellánnos hizo un regalo como “Novecento” y terminamos asistiendo al ensayo general de “Miguel de Molina Al Desnudo” con un sublime Ángel Ruiz en estado de gracia del que nos declaramos absolutos enamorados.
                                                                        OCTUBRE
Octubre comenzó con dos montajes totalmente opuestos, primero “Liturgia De Un Asesinato” de Verónica Fernández y dos días después “Castigo Ejemplar Yeah” acertadísimo y surrealista propuesta de Íñigo Guardamino, también asistimos en “La Guindalera”, sala superviviente como pocas, a un tipo de teatro comprometido y abierto al debate como “39 Defaults” y después nos fuimos a Londres a finalizar el mes viendo “Wicked” y el esperadísimo regreso de “Miss Saigon” al West End. 
                                                                       NOVIEMBRE

En Noviembre, a nuestro regreso, nos esperaba en el CDN “Haz Clic Aquí” de José Padilla, nueva muestra del ácido y crítico teatro de este autor. Destapamos sentimientos en el regreso de “¿A Quién Te Llevarías a Una Isla Desierta” de Jota Linares y Paco Anaya. Ellos regresaban y otro, Alberto Velasco, se despedía de “Vaca” tras siete años de convivencia con esta bella y desgarradora pieza de danza-teatro, visitamos la malograda La Trastienda y vivimos el primer capítulo  de “La Casa de Huéspedes” de Luis López de Arriba, una propuesta divertida y muy ocurrente, que esperamos seguir de cerca y lo acabamos absolutamente enamorados de una pieza que perfectamente puede ser el mejor montaje de la temporada “Cuando Deje de Llover” de Andrew Bovell en el Matadero.
                                                                     DICIEMBRE
Y, por fin, llegamos al mes de Diciembre donde nos despedimos del 2014 con el buen rollo familiar de  “Que Vaya Bonito” de Jorge-Yamam Serrano y con dos monólogos que nos han cautivado, “El Testamento de María” dirigido por Agustí Villaronga y protagonizado por la siempre inmensa Blanca Portillo; y “Elegy” una inesperada pieza tan bella como dolorosa en la que descubrimos el hermosísimo trabajo que Andrés Requejo nos regala para poner fin al 2014 con sabor a buen teatro.
Ahora encaramos el comienzo del 2015 con hambre de teatro, con ilusión y con mucha curiosidad por saber qué es lo que nos vamos a encontrar. ¿No os pasa lo mismo?