Título:

Chochos, El Musical

Autor:
Esther Gimeno

Lugar:
Nave 73

Elenco:
Marta de Castro
Esther Gimeno

Canciones:
Erik Satie, Kurt Weil, Norbert Glanzberg y Edith Piaf, Alain Boublil y Claude-­Michel
Schönberg, y John Kander.

Música en Directo:
Marta de Castro

Dirección:
Marta de Castro
Esther Gimeno

Así, leído de primeras, puede chocar un espectáculo con ese título, ¿verdad? y el cartel quizá no sea de lo más atrayente, pero esa es solo la primera capa de esta cebolla que es “Chochos”, show que se puede ver las noches de Abril en “Las Golfas” de Nave 73.
Si vamos a ver “Chochos“, nos encontraremos con un espectáculo en el cual se mezcla el Stand Up Comedy más corrosivo de la mano de Esther Gimeno, mezclado con canciones que van desde el cabaret berlinés de Kurt Weil, pasando por musicales como Les Miserables, Avenue Q o Cabaret, la presencia de Edith Piaf e incluso deleitarnos con unas gotas de ópera… ¿cómo? ¿ópera? Sí, señoras y señores, Marta de Castro tiene la generosidad de compartir con nosotros, y al piano, su extraordinaria voz en un espectáculo de pequeño formato, acercándonoslo a los que somos profanos de este género.
 
“Chochos” es un espectáculo que critica los tópicos de siempre, que habla de mujeres y los satélites que orbitamos a su alrededor, que discute sobre la guerra de sexos, mofándose de ello, y sobretodo se ríe, y hace que nos riamos a carcajadas de nosotros mismos. Aquí hay para todos, ¿cómo se define usted? ¡pues para usted también hay!
Esther Gimeno y Marta de Castro salen a escena dispuestas a repartir mamporros de humor, erigiéndose como representantes de esos Chochos que siempre han tenido algo que decir y nunca han sido escuchados y, entre canciones y risas, soltar unas cuantas verdades que a alguno pueden incomodar, pero que con la gracia que le imprimen, no queda otra que reirse con ganas y unirnos a su cruzada. Cada vez estamos cayendo en una mojigatería más tontorrona y de vez en cuando apetece que nos metan caña como lo hacen Esther y Marta.
Esther llama a las cosas por su nombre y no se sonroja por ello, además evitando la cansina y pestosa pose de feminista radical en el que era tan fácil caer, haciendo de este espectáculo algo simpático, entretenido, que dentro de su humor corrosivo es muy amable de ver, y que deja con ganas de más.
Y si a eso le añades la ocasión de poder deleitarse de una voz como la de Marta de Castro y una selección de canciones tan bien elegidas, pues no queda mucho más que decir. Solo recomendárosla para comenzar el fin de semana con unas buenas carcajadas.
¡Arriba esos Chochos!