Se acaba el 2013 y lo termino con un deseo:
Me encantaría pedir unas gotitas de omnipresencia (y un bolsillo mas saneado) para poder ver todo el teatro que me interesa. Lo digo porque en este 2013 he tenido la fortuna de presenciar montajes absolutamente brillantes, que como amante del Teatro me han aportado infinidad de cosas, pero a la vez me he perdido otros, por diferentes motivos, que han deslumbrado especialmente y que han hecho que me tire de los pelos por no haber llegado a verlos…
Pero bueno, como de lo que se trata es de hablar de lo que sí he podido ver, aquí va mi repaso “incompleto” a este 2013.
Mi lista particular de los 13 mas incompletamente destacables:
1.- El regreso de “La Función Por Hacer”, ocupa el primer lugar sin lugar a dudas. Uno de esos Kamikaze por mantenerlo como parte de su repertorio!

placeres que todo teatrero que se precie debería vivir sí o sí. ¡Gracias a Kamikaze Producciones por mantenerla en repertorio!

2.- La (breve) llegada a Madrid de “El Rey Tuerto”, ¡cuánta falta hace teatro hecho de esta manera! ¡Bravo por la gente de La Sala Mirador por programar cosas con tanto acierto!
3.- Disfrutes tan delicados y deliciosos como “La Lengua Madre”. (No busquéis la crónica porque muy a pesar mío, nunca llegué a escribirla. Otro motivo por el que deseo unas gotitas de ubicuidad para ver teatro y escribir sobre él, mientras también dedico tiempo a mi trabajo alimenticio al otro lado del espejo)
4.- Explosiones como “El Intérprete” que dejan a uno con el alma electrizada y completamente colgado de un colosal Asier Etxeandía.
5.- Puñetazos en el estómago como esa “Intimidad” de Iván Ruiz Flores, dolor sordo que habita en la cartelera madrileña.
6.- Cualquiera de los montajes que habitan y han habitado La Casa de la Portera, lugar al que no he ido todo lo que quisiera, cosa de la que me arrepiento enormemente, pero que en cada visita me ha dejado un sabor teatral sabrosísimo. (Cerda, Elepé, Secundario, Sagrado Corazón 45…) O esa hermana recién nacida que es La Pensión de las Pulgas, tan hermosamente bien parida y que además ha llegado, no con un un pan bajo el brazo, si no con un diamante de kilates infinitos como es MBIG.

7.- Ver que hay compañías y/o productoras humildes que siguen creyendo en sus proyectos con ganas y empuje, a pesar de los pesares, véase los casos de Diágoras Producciones o CriaCuervos.

8.- El 2013 también ha generado casualidades teatrales, como la de poder ver dos versiones de “Fuente Ovejuna” que dejan sin aliento. La de Alma Viva Teatro por su crudeza y la de La Joven Compañía por su valiente osadía.
9.- Montajes tan necesarios como “Silenciados” o “Cuando Fuimos Dos”. y otros que llegaron tan cerca del corazón como “La Realidad” o “En Construcción”.

10.- Montajes impactantes tanto en su contenido como en su estética, que se enganchan a la memoria como la “Antígona” de Rubén Ochandiano

11.- Comedias tan exquisitas y con un espíritu teatral tan grande que deberían ser ejemplo de cómo hacer este oficio, como la superlativa “Tres Sombreros de Copa” de 300 Pistolas o ese fantástico “Cabaré de Caricia y Puntapié” con unos insuperables Jorge Usón y Carmen Barrantes.
12.- Pequeñas joyas escondidas en el hall del Teatro Lara; sé que no he visto las grandes estrellas de la temporada, pero “Planeta Gómez Kaminsky” fue todo un disfrute. (A ver si a partir de Enero consigo ver esos otros tesoros que aguardan en este pluriempleado hall)

13.- Viajar a los barrios de la periferia y encontrar una sala como Kubik Fabrik en Usera, son placeres añadidos para los teatreros. Ahí hemos podido descubrir montajes como “La Nieta del Dictador” o “Penal de Ocaña” de Nao D’Amores.

También ha habido sus puntos oscuros dentro del 2013:

1.- Ese montaje de “Yerma” de Miguel Narros, donde la sobreactuación mató al sentimiento.

2.- Montajes pretendidamente críticos como “Capitalismo. Hazles Reir”, con uno de los repartos mas espectaculares de la temporada y que, sin embargo, resultó ser un montaje absolutamente fallido. Creo que es la propuesta mas caótica, errante y aburrida de la temporada.

3.- Insultos al teatro musical como “Perdona Bonita, Pero Lucas Me Quería A Mi”.

4.- Producciones grandilocuentes como “¡Ay, Carmela! El Musical” que apostaron por un reparto de gran calidad, dentro de un montaje desaprovechado, hueco y tramposo.

5.- Propuestas de espectáculos unipersonales estancados en un humor que huele a rancio como “Mejor Viuda Que Mal Casada”.

6.- “Roberto Zucco”, una de las obras mas esperadas y que mas insatisfacción dejó en mi como espectador, salvando al maravilloso Pablo Derqui del que me declaro admirador totalmente entregado. Una función de la que salí triste porque podría haberme llegado a conquistar, pero que se quedó en un fuego artificial fallido.

Por suerte el balance del año, como veis en los puntos de una y otra lista, ha sido mucho mas positivo que negativo, aunque si que ha habido algún que otro montaje mas que ha dejado mucho que desear, no tenéis mas que mirar entre mis crónicas, pero que no quisiera incluir en esta misma lista y hacer  sangre de manera injusta. Los que si están es porque consiguieron hacer que saliera enfadado tras la función.

Pues esto es lo que ha dado de si el teatro visto por En Un Entreacto en este 2013. Un repaso incompleto en el que no están todos los que vi, ni todos los que me hubiera gustado ver…
Solo deseo que el 2014 sea tan suculento como ha sido este año, y disfrutar de muchos mas momentos perdido en patios de butacas.
¡Viva el Teatro!