Título:
Burundanga

Lugar:
Teatro Lara

Autor:
Jordi Galcerán

Elenco:
Mar Abascal
Mar del Hoyo
Bart Santana
Leo Rivera
Eloy Arenas

Escenografía:                   Producción:                                    Dirección:
Anna Tusell                     El Reló, Verteatro y Smedia        Gabriel Olivares


Una de las propuestas mas interesantes para este comienzo de temporada, en lo que al bolsillo del espectador de a pie se refiere, es la que ha lanzado el Teatro Lara. Una tarifa plana con la que podremos ver todas las funciones que queramos hasta final de año pagando un precio muy, pero que muy asequible.
No sé si será la forma de combatir la crisis del 21% o no, eso lo dejo para discutirlo en otro momento, porque como con todas las cosas, tendrá sus defensores y sus detractores, pero mirando el gasto mensual en entradas que tenemos los “teatreros”, es una idea fantástica de la que me he querido aprovechar sin dudarlo un momento.
La función con la que he dado comienzo al uso de la tarifa plana ha sido con “Burundanga”, obra a la que le tenía echado el ojo desde que andaba por el Teatro Maravillas, pero que no ha sido hasta hoy, que ya llevan innumerables temporadas llenando, cuando he podido verla. Es cierto que mi interés por el montaje ya era grande tras las recomendaciones de todos los que han ido pasando por esta casa de locos, pero esto se multiplicó tras hacer el artículo sobre la preparación y las previas al estreno de “La Caja” y conocer a su director Gabriel Olivares, y descubrir cuales son sus métodos de trabajo y su pulso con la comedia, me apetecía descubrir algo mas.
“Burundanga” cuenta la historia de una pareja en la que ella se queda embarazada por “accidente”. A pesar de que la idea le encanta y está decidida a tener al bebé, tiene dudas de que a su novio la noticia le vaya a entusiasmar de la misma manera que le entusiasma a ella, así que se lo comenta a su mejor amiga, con la que comparte piso, y deciden que la manera de averiguarlo es suministrándole una dosis de Burundanga, droga que hace que el que la toma no pueda mas que decir la verdad sobre todo aquello que se le pregunta, sufriendo de amnesia parcial pasados sus efectos. Lo que no saben las dos amigas es que van a descubrir mas de lo que esperan…
Una comedia de enredo absolutamente divertida que sorprende por la forma de tratar un tema un tanto escabroso (prefiero no desvelar nada para que, quien vaya a verla por primera vez, le pille por sorpresa. A mi, por tardar tanto en ir a verla, me la destriparon…) y que a cada paso que da descubrimos un nuevo recodo por el que nos asaltan mas sorpresas.
A primera vista la temática de la función puede chocar por la ligereza con la que se trata. Hasta ahora no había visto ningún montaje que lo tratara de una manera tan abierta y que no molestara el tipo de humor que gasta. Y eso es gracias a que Jordi Galcerán ha sabido escribir un texto que mezcla muy bien el humor negro con la parodia y el esperpento, creando unos diálogos divertidos y un buen puñado de momentos delirantes; y que gracias a la dirección de Gabriel Olivares logra un ritmo frenético por el que uno se deja llevar sin oponer ningún tipo de resistencia. Sí es cierto que, llegada la resolución de la trama, la historia pierde fuelle, después de conseguir unos picos tan altos de hilaridad, uno echa en falta algo que de sensación de traca final.
De entre todos los actores del reparto me quedo sin lugar a dudas con Mar Abascal. Es la reina absoluta de la función;  Desde sus primeras intervenciones es la que lleva la batuta en cuanto a ritmo y conexión con el público, ya disfruté de esta maravillosa actriz cómica en “Mi Primera Vez” y aquí riza el rizo; donde a otro le quedaría una sobreactuación molesta, a ella le nace un personaje hecho con gracia y que engancha tanto que hay momentos en los que se la echa en falta. 
Con esto no quiero desmerecer la labor del resto del elenco, porque creo que Mar del Hoyo es el contrapunto perfecto. Disfruté viendo como dibujaba todos los puntos de vista de su personaje y como va ganándole terreno el desquiciamiento. Bart Santana está muy divertido y gusta ver lo dispuesto que está a jugar con ganas el rol que le ha tocado en suerte.
Leo Rivera está correcto, tiene muy buena vis cómica, sus anteriores trabajos dan fe de ello, pero en momentos le vi forzado, pero quien me dejó  algo frío fue Eloy Arenas, no sé si hacer la misma función desde hace tanto tiempo provoca que se pierda frescura en las intenciones, llevándole a tener que remarcar en exceso las “gracias” para lograr un resultado, pero su interpretación, de entre todas, fue la que me dejó mas indiferente. Aún así, la función brilla e hizo que pasara una tarde divertidísima.
Ya lo he dicho en mas de una ocasión, que el mejor antídoto para un día de estos que se te vuelven en contra, es meterte en vena una buena comedia con la que descargar a base de carcajadas las malas energías y esta es una candidata perfecta, ¡sales con el cuerpo nuevo!
Muy recomendable a todos aquellos que busquen disfrutar a base de humor pasado de vueltas.