Mira que es complicado echar la vista atrás y elegir cuales han sido los momentos por los que recordar este 2012…
Me refiero a los momentos felices, porque el gobierno ya se ha encargado de que todos lo recordemos como el año en el que le dio la patada en en el culo a la cultura… pero bueno, de lo que se trata es de ponerle buen rollo al balance. Y digo que es difícil porque sé el cariño y las ganas con las que todos han intentado levantar el telón este año.
Así que, ¿porqué hacer una lista? Mejor repasamos los montajes que mas me han marcado positivamente hablando.
En este año hemos tenido el privilegio de poder vivir montajes que pasarán a ser recordados como legendarios, como “La Vida es Sueño” de Helena Pimenta con Blanca Portillo, “Agosto” de Gerardo Vera con Amparo Baró o “Follies” de Mario Gas con ese reparto irrepetible.
El año en el que por fin pude ver en teatro, ¡y de qué manera, señores! a Concha Velasco en “Yo lo que quiero es bailar” o a Verónica Forqué en “Shirley Valentine”, dejándome unos recuerdos personales que jamás olvidaré. ¡Gracias!
Este también ha sido el año en el que disfruté de maravillas que fueron todo un descubrimiento como ese “Iván-Off” en La Casa de la Portera, que me atrevería a decir que es el mejor de los montajes del 2012 y podría enmarcar dentro de los montajes legendarios porque su eco resonará por siempre en la mente de los amantes del TEATRO, así, dicho en mayúsculas.
En el 2012 descubrí El Corral de Comedias de Alcalá de Henares, una caja de bombones hecha teatro, ahí vi otros dos montajes que me han dejado cicatrices de placer en mi alma teatrera “La Barraca del Zurdo” de Lavi e Bel y “Los Ojos” de Pablo Messiez. Dos obras que solo de recordarlas a uno se le humedecen los ojos y se le ponen los pelos de punta.
También he ido dejándome seducir por otras salas o festivales donde he podido descubrir otras propuestas y montajes, que aunque se programen en salas pequeñas, no tienen porque ponerse en un recuento diferente.
Ahí me he encontrado con piezas muy hermosas como “En el Cielo de mi boca” con Daniel Teba y escrita por José Padilla (Al que le debemos en parte la adaptación de ese maravilloso “Enrique VIII” de Fundación Siglo de Oro que también merece sitio de honor), “Primer Acto” de Juan Pablo Di Pace, un montaje tan personal y humilde que comenzó en un café teatro y ahora brilla en la Gran Vía madrileña. “Cuando Fuimos Dos” de Fernado J. López con Doriam Sojo y Felipe Andrés, que nos hablaba directamente a la cara y “normalizaba” algo que ya tenía que haberse normalizado hace mucho tiempo. La sorpresa de “Cuatro Estaciones y un Día” de Miguel Ángel Cárcano
La maravillosa Teresa Rivera y su “La Sole” que tanto dijo a En Un Entreacto. El terrorificamente divertido e inclasificable “Turno de Noche” de Paco Celdrán con Germán Torres y dirigido por J.L.Sixto y Sara Pérez. El tierno y divertido montaje de “Elling” de Andrés Lima con los deliciosos Carmelo Gómez y Javier Gutiérrez. O la incomprendida “Cuarteto” de Diágoras Producciones de la que estoy seguro sabremos mas en este 2013. En verano llegó a la capital el Festival Fringe donde Carlos Be nos golpeó con su incisiva “Muere Numancia, Muere”. Y mas recientemente me regalé los sentidos con los “Cuentos Surrealistas para Mujeres Reales” de Antonio Zancada que tanto me gustó y me cautivó; al igual que ese texto tan interesante de descubrir de Antonio de Cos que es “Dos en la Ciudad”.

Hay uno de ellos que aún no he mencionado y que lo hago con especial cariño que es “¿A Quién te Llevarías a una Isla Desierta?” de Jota Linares, quizá haya montajes con mas calidad o mejor libreto o interpretaciones mas impactantes, no digo que no, pero todo este equipo encabezado por los actores David Tortosa, Pablo Cabrera, Juan Caballero, Maggie Civantos y María Hervás, le han dado a este 2012 unos momentos inolvidables y a En Un Entreacto le han regalado un cariño y una visión del amor hacia la profesión que les hacen ser los “Niños de mis ojos” 


Antes he mencionado a “Enrique VIII” y “La Vida es Sueño”, que para mi han sido los estandartes de lo que he visto de teatro clásico de este año, pero no puedo dejar de mencionar un dulce que degusté con tanto gusto, como fue “La Hostería de la Posta” ese Goldoni dirigido por José Gómez, maravillosa sorpresa. O el grandísimo y desinteresado montaje de “Don Juan Tenorio en La Cebada” dirigido por Cesar Barló del que espero su siguiente edición, sea donde sea. También gracias a un montaje clásico que me encantó descubrí el oculto “Festival de la Antigua Mina”, ese montaje del que hablo es “La Hermosa Fea” de Lope de Vega de Diágoras Producciones, divertida propuesta que me reconcilió con el teatro clásico después de las decepciones del 2011.

En el apartado del teatro musical he tenido mis mas y mis menos, decepciones muy grandes, pero también placeres inmensos entre los que se encuentra esa “La Barraca del Zurdo” o la superlativa “Follies” que ya he mencionado. Y es que empezar el año riendo a carcajadas con “Concierto de una Orquesta de Verano” o poder viajar hasta Gran Canaria en Enero solo por darme el gusto de disfrutar de “Sonrisas y Lágrimas” es algo que no se hace muy a menudo. También ha habido divertimentos de calidad como “El Crimen de Lord Arthur Savile” de Egos Teatre, el reencuentro con “Tick, Tick… Boom!”, recitales de lujo como “The Belle of Broadway” de Susan Egan
acabar por acceder a pasar un buen rato con “Más de 100 Mentiras”, o colarme el agujero y salir encantado con “The Hole” o con gamberradas sanguinolentas como “Evil Dead – El Musical”. Sin olvidarme la escapada que me di a Buenos Aires, donde pude darme el lujo de ver a Norma Aleandro en “Master Class”, que viene en Octubre a España… cita imprescindible donde las haya. Y disfrutar de un montaje que no se yo si alguna vez veremos por estas tierras, pero que sería una pena que no sucediera, “Casi Normales”, la versión en castellano de “Next To Normal”.
No puedo finiquitar este recuento sin mencionar la divertidísima “El Manual de la Buena Esposa” o la irregular “¿Quién Teme a Virginia Woolf?”, junto con  la valiente y controvertida “Babel” o la maravillosamente tierna “De Ratones y Hombres” de Miguel del Arco con unas interpretaciones soberbias tanto de Roberto Álamo como de Fernando Cayo.
Y el final de año ha sido de los que pocas veces se repiten, asistiendo a una lección de interpretación como  el de esa espléndida Vicky Peña en “El Diccionario”.
También debo agradecer esos ratitos de conversaciones que me han regalado algunos profesionales del teatro como Pablo Muñoz-Chápuli, Juan Pablo Di Pace, Mercè Grané, César Barló y Elena López, Teresa Rivera, Daniel Acebes, Jota Linares y Pablo Cabrera, Olga Antúnez o David Ordinas o la entrevista que me hicieron a mi desde el programa de radio “El Secreter” que tanta ilusión me hizo. 

Han sido grandes momentos que quedan en el recuerdo y que he querido plasmar aquí, en “En Un Entreacto”, para que se vea que el 2012, a pesar de la falta de ayudas por parte de los que gobiernan, ha sido un año lleno de creatividad, de grandes montajes y de, sobretodo, mucha ilusión y amor por el Teatro. Solo espero que en el año que entra, sigamos pudiendo disfrutar tanto y de tantas opciones, y que todos los que amamos la farándula nos volquemos en conseguir que siga yendo hacia adelante y con la cabeza bien alta.
¡Nos vemos en los TEATROS!