“Hay momentos que el blog me sorprende. En un entreacto cobra vida propia y se mueve casi de manera autónoma. Se cuela en la vida de personas a las que ni yo mismo conozco, se relaciona por si solo y, por alguna razón que se escapa a mi entendimiento, hace que la gente se quiera comunicar con él… ¡Es algo maravilloso y doy las gracias por ello!”


Estas palabras las publiqué no hace demasiado tiempo en mi muro personal de Facebook intentando agradecer a todos aquellos artistas que se han querido poner en contacto conmigo porque han visto algo en el blog que parece que encaja con su forma de trabajar y de sentir. ¡Era (y es) algo mágico! y sentía la necesidad de contarlo, pero sobretodo de agradecer que fuera así.
Entre estas personas que contactaron conmigo estaba Teresa Rivera queriendo presentarme su espectáculo “La Sole” y ya, por fin, este martes pasado pudimos conocernos en persona.
No soy periodista, ni mucho menos, espero que sepáis perdonar todas las torpezas que pueda cometer; pero realizando estos artículos y entrevistas busco algo que nadie mas me puede dar y es conocer la información de primera mano. La cercanía de una charla relajada con un café o una cerveza, hablando de su trabajo, de su cotidianidad, del teatro, de la vida y de todo aquello que surja. y, por supuesto, después poder contarlo aquí.
Como decía, hace unos días quedé en la Plaza de Lavapiés con Teresa Rivera, actriz cordobesa de larga trayectoria en montajes comprometidos con el sentir de la gente de a pie; que nos trae de nuevo esta semana a los escenarios de la capital su espectáculo “La Sole”. Un monólogo que realmente no lo es tanto pues lo que tiene ella en escena es un diálogo abierto con su soledad a la que ella llama cariñosamente “La Sole”.
Este espectáculo ya tiene bastante rodaje, no solo en las salas de la capital, si no en varios espacios escénicos de otras provincias ¡Y lo que le queda! No hay mas que ver los vídeos que Teresa cuelga en la página de Facebook de La Sole o en el blog que tiene del montaje lasolecontenta.blogspot.com.es donde se la ve pasear por el barrio en el que precisamente hemos quedado para tomarnos unas cervecitas y charlar, Lavapiés, y confraternizar con sus vecinos, para ver que la vida de La Sole es muy larga, ¡tanto como su bata de cola!

Teresa me comentaba que este espectáculo nació de la necesidad de sacar fuera la sensación de soledad y aprender a vivir con ella con total naturalidad. Todos tenemos la nuestra, pero la vemos como algo oscuro y que no nos gusta, y hay que sacudirse eso. Una frase que me dijo Teresa y que me gustó mucho es que “No hay que confundir soledad con ausencia”, después del encuentro la he meditado mucho y posee muchas connotaciones interesantes de examinar con uno mismo.
Ella, junto a Valeria Alonso, con la que ya había trabajado anteriormente y que es quién la ha dirigido en este espectáculo, trabajaron desde su propia experiencia y a base de improvisaciones, de situaciones en las que tenemos que vernos las caras con nuestra propia soledad, y así fueron saliendo los textos. Siempre enfocados desde la simpatía hacia lo único que nos acompaña cuando nacemos y que está junto a nosotros cuando morimos.

Como ella bien dice, es preferible afrontar este tema desde el sentido del humor, es mas cercano, mas sano y de consumo mas fácil para el espectador. Sacarle todo tipo de aditivos oscuros y deprimentes, y tratarlo como lo que es, algo cercano e inevitable. Y sobretodo que apetezca conocer arrancándole todo dramatismo. Me decía que ella pretende acercar el sentir de la soledad a todos los que vayamos a verla, mostrarnos que no hay que tenerle miedo, que está ahí para quedarse y acompañarnos en nuestro vivir diario.

Y así, hablando de cómo es su forma de trabajar, le pregunté cómo se hace para sacar adelante un espectáculo como este, ahora que la cosa está tan complicada. Me dice que ella ha tenido la suerte de rodearse de gente que, por diferentes vías han ido queriendo implicarse con “La Sole”, gente que le ha entregado muchísimo cariño y han enriquecido el espectáculo de mil maneras diferentes. Eso sí, Teresa ha decidido echarse a la espalda todos los asuntos de prensa y distribución, “No hay dinero para poder pagar a alguien”, y de esta manera, sin dinero, no tiene garantías de que nadie se involucre en el proyecto como lo haría ella misma. “No puedo exigir a nadie que se implique al 100% si no cobra un duro”, eso solo lo hace ella que lo ha visto nacer y ha salido de su labor junto a Valeria. Así que la que se ha metido de lleno en las redes sociales, en lo de los encuentros con los medios, el “carteleo” y demás maneras de promocionar el espectáculo, ha sido ella. Nadie le va a garantizar nada mejor que ella misma.
Una cosa que me llamó la atención fue la fusión de humores y le pregunté por ello; Teresa andaluza de pro y Valeria argentina afincada en España. Me comentaba que ha sido una mezcla muy interesante y enriquecedora, pues lo que no aportaba una, lo aportaba la otra y siempre encontraban un nexo de unión que ahora se refleja en el espectáculo. Cuando se pudieron a gestar a “La Sole”, Teresa se encargaba de lo gestual y Valeria escribía sobre ello, dándole el toque textual. Cada una se encargaba de un terreno y después mostraba a la otra, dejando fluir todo lo que les sugería, sin interrupciones ni discusiones. Teniendo muy claro que el tiempo de creación y ensayo, era tiempo únicamente dedicado a esa labor y discutiendo qué funcionaba y qué no pasado ese momento. No querían contaminar con discusiones lo que pudiera aparecer por sorpresa.

Otra de las cosas que a todos nos va a llamar la atención es la apariencia de La Sole, con su bata de cola larguísima. Teresa me dice que surgió espontáneamente, La Sole es el reflejo de lo que ella siempre quiso hacer y ser y no hizo ni fue, coplera y bailaora. Con lo que La Sole vive la copla, muchos textos están inspirados en letras del género, como un reflejo de sus sentimientos y pensamientos y su atuendo es esa bata de cola que pasea por Lavapiés con tanto orgullo. “La bata da una cercanía que ni te imaginas. Si ahora mismo estuviéramos aquí, tomándonos las cañas, tal como estamos, pero yo estuviera con la bata; verías que a todo el mundo se le ilumina la cara. Y es que la bata contagia una energía muy bonita”. Al comienzo Teresa no sabía muy bien qué iba a hacer con la bata, pero sentía que para vestir su soledad, necesitaba de esta bata, y así apareció lo que ahora la identifica y le aporta una personalidad tan arrolladora. La bata fue haciéndose hueco dentro del montaje y le imprió carácter.
La verdad que es bonito ver que las ideas fluyen y se transforman dándonos la oportunidad de disfrutar de propuestas que en otros espacios no se pondrían en escena. Sin embargo, gracias a pequeños espacios, podemos llegar a otro tipo de teatro que nos alimenta diferentes rincones del alma.
Estas son las cosas por las que doy gracias al blog, por poder llegar a artistas con los que seguramente de otra forma no me hubiera llegado a tropezar. Poder saber de ellos, de su esfuerzo por tener su hueco y ver que su propuesta es tan válida como la que tenemos en los teatros principales de la ciudad.
Gracias a Teresa por contarme tantas y tantas cosas y prestarse a charlar con “En Un Entreacto” y aportar otra visión de este mundo tan maravilloso y tan complejo. Gracias por la calidez con la que me trató y la cercanía y sinceridad de sus palabras. ¡Mucha suerte con La Sole y con todo lo que vaya regalándote la vida!
“La Sole” nos espera a todos en DT Espacio Escénico desde el 15 de Noviembre al 8 de Diciembre, de Jueves a Sábado a las 20,30h.