Varios meses con mi entrada comprada. Desde que vi “Los Miserables” y quedé tan impresionado.

Aún sin saber que Gerónimo Rauch, Ignasi Vidal, Daniel Diges y David Ordinas, anunciarían que iban a hacer un recital homenajeando el musical, yo ya tenía ganas de que sucediera y mi entrada ya la tenían vendida.

Así que anoche, aún sufriendo el pequeño caos que se formó en la puerta del Teatro Häagen-Dazs Calderón con la gente un poco mas pendiente de ver qué famosos aparecían, que de respetar la cola; acudí a ver qué era eso que andaban haciendo estos cuatro artistas. He de reconocer que me daba un poco de miedo salir decepcionado porque el listón estaba muy alto.


Un escenario muy cabaretero, con sus mesas y sillas como si de un café teatro se tratara, con una magnifica banda dirigida por Cesar Belda. Dándole un estilo mas cercano para el público. Supongo que un mensaje que ya nos anunciaba que lo que íbamos a ver era algo hecho entre amigos, ¡ojo! que no quiere decir que se descuidara la calidad del espectáculo, si no que ellos habían venido a divertirse y divertirnos haciendo lo que mas les gusta. Dirgidos por Zenón Recalde, también autor del guión.

Reconozco que cuando comenzó el espectáculo me asusté un poco. Comenzaron con la versión en castellano de “This is the moment” del musical Jekyll & Hyde, y no pude dejar de pensar en Il Divo y no me pareció interesante la propuesta, pero… nada mas lejos de la realidad. De hecho en un momento dado ellos mismos se ríen con la posibilidad de dar esa imagen. Bueno, se rieron de eso y ¡de todo lo que se les puso por medio! Desde el momento en el que nos cuentan que no han sido escogidos en el casting  para “El Rey León“, pasando por los primeros pasos donde no todo fue sencillo, hasta ese momento inesperado en el que a Diges se le rompió el pantalón… También hubo momentos muy entrañables en los que nos relataron pinceladas de sus vidas, de como han tenido que sacrificar parte de sus vidas, renunciar a cosas, por perseguir su sueño… Dejando claro que son cuatro mas dentro de esta profesión, ni mas ni menos.

Y diréis, vale, ¿y cantaron? ¡Sí! Cantaron y cantaron a lo grande. Cuatro voces increíbles, que nos pasearon entre las melodías de “La Bella y La Bestia”, “Los Miserables”, “Rent”, “We Will Rock You” e incluso homenajeando a Elvis, la música Soul, el Rock o atreviéndose con su propia versión de “Nessum dorma“, demostrando que son unos todoterreno. Daba igual lo que les echaran, ellos se lanzaron de lleno a la piscina y resolvieron con éxito y mucha profesión. Aunque si es cierto que yo hubiera alargado un poco mas los dos medleys que hicieron porque te quedas con la miel en los labios en mas de una ocasión.

De todo el espectáculo me quedo con el magnífico número de Chicago “The Cell Block Tango” que interpretaron a su aire. Donde se dieron el gustazo de poder reírse con cierta mala leche de esos momentos “amargos” con los que se han ido encontrando a lo largo de su carrera. La versión medio jazzística del “Sálvalo” de Gerónimo Rauch, el increible “Martin Guerre” que hizo David Ordinas, Ignasi Vidal cantando “One Song Glory” (Hay musicales que me pueden) o el momento presentando “Me cuesta tanto olvidarte” de Diges quebrándosele la voz de la emoción al hablar de su niño… Anoche había cierto magia en escena y desde luego que traspasó al patio de butacas, y es que incluso, yendo al parking a recoger el coche, se oía a gente tarareando canciones que acabábamos de escuchar.

Si puedo repetiré el 23 de Mayo porque me hicieron reir, me emocionaron y sobretodo porque les aplaudo el coraje que le han echado para levantar algo así y que encima consigan llenar un teatro. Y es que el público agradece que artistas tan grandes te hagan sentirte tan cercano a ellos.

Espero que entre el “Broadway Baby” de hace dos semanas y este “Poker de Voces“, se despierte el interés por hacer conciertos de este estilo. ¡Que tenemos unos profesionales increíbles en España y hay que disfrutar de ellos!