Quizá un poco tarde, pero es que la semana se ha puesto un poco dura conmigo… Aunque eso no va a hacerme dejar de escribir mis impresiones sobre lo que vi el Lunes 11 en la Sala Galileo Galilei. Como todo el que me lea sabe, he esperado con ganas este concierto y el lunes por fin llegó!

La Sala Galileo Galilei me despierta un cariño especial ya que es donde se celebraba y se sigue celebrando la entrega de premios de la escuela en la que comencé a estudiar interpretación, ¡esas noches míticas de los Gustavito’s Show! Así que me parece el marco mas apropiado para algo que me apetecía tanto. De hecho le daba un rollo muy agradable… Bueno, que me voy por las ramas!

No esperaba para nada lo que vi, pensaba encontrarme un recital de canciones sin mas. Con unos grandes intérpretes, pero a pie de micro desgranando éxitos de Sondheim… ¡Menos mal que no fue así!

Los que tuvimos la suerte de acercarnos a ver el espectáculo disfrutamos de un pedacito de Broadway. Como dijo un amigo mío: “No sabía que el metro pudiera traerme hasta Broadway!” y es que Sondheim son palabras mayores.

Me encontré con que las canciones tenían preparado un hilo conductor entre ellas, tenían cierta trama que les daban razón de ser en el orden que tenían. Un repertorio asequible a un público muy amplio y un sentido del humor hacia las entrañas del mundo de la interpretación muy bien traidos, con un punto ácido, pero con muchísimo cariño por lo que hacen. Unos actores/cantantes que derrochaban simpatía, arte y ganas, muchas ganas, incluso se notaban nervios; no era un puro trámite a cumplir, si no que todos ellos estaban comprometidos con el proyecto y se notaba que querían atraparnos y enseguida entramos todos por el aro.

Hubo detalles que me entusiasmaron, como la maravillosa voz de Ruth Calvo, el número de la seguidora interpretado por Lourdes Zamalloa, con guiño incluido a la profesión que todos reconocieron con carcajadas y un grandísimo aplauso; la calidez de las voces de Gonzalo Alcaín y David Ordinas, ¿quién no se deja enamorar por un ratito si le cantan así desde el escenario? y cualquiera de los momentos corales… Solo un pero ¿Por qué no salió mas Eva Diago?

La verdad es que el tiempo voló y me dejó con una sonrisa en los labios, me gustó mucho, lo disfruté a lo grande y me encantaría volver a repetir una experiencia así. Espero que otro día me vuelvan a llevar a la Sala Galileo o a donde sea y me dejen con tan buen sabor de boca como el Lunes.

¡Gracias por hacer algo de tanta calidad y a la vez tan cercano!