Anoche en el Teatro Amaya pude presenciar el nuevo montaje de “Descalzos Producciones”, que tras el cierre de “Se infiel y no mires con quien” con un éxito absoluto en las pasadas temporadas; se lanzan con “Rumores” de Neil Simon, dirigida por Pedro de las Heras.

Una obra de teatro llena de enredos, confusiones y con un ritmo endiablado desde el mismo momento en el que Jesús Cisneros y Yolanda Arestegui aparecen en escena y que ya no decae hasta que llega el momento de los merecidos aplausos.

Sinceramente, disfruté mucho durante las dos horas que mas o menos dura la función. El texto enseguida te atrapa y te hace sentirte cómodo con lo que estás presenciando; desde el mismo momento en el que te presentan la premisa que genera el enredo: El teniente de alcalde aparece con un tiro en la oreja, solo en casa, sin su mujer e instantes antes de que comience la fiesta de su décimo aniversario… El ritmo se nota que está muy bien dirigido, creciendo e inflándose a cada nueva aparición en escena y haciéndote querer que aquello se complique aún mas, hasta ese gran momento álgido que nos regala Fernando Albizu con su monólogo desquiciado frente al policía interpretado por Aitor Legardon. Por cierto, me encantó la escenografía. Muy bien diseñada, con un juego tremendo para las entradas y salidas de los actores que corren, suben, bajan, se arrastran y sudan de lo lindo.

El texto es divertido y contiene unos momentos cómicos y enloquecidos, que de puro subrealista, acaban siendo situaciones que podrían pasar perfectamente en la vida real. Momentos en los que te das cuenta lo que todos hacemos cuando queremos contar las cosas a nuestra manera y a las personas a las que creemos que debemos contárselo, según nuestros intereses. Pero sobretodo porque nos encontramos en una obra coral en la que prácticamente el reparto al completo está en estado de gracia y posee su propio momento de brillo. Se nota que muchos de ellos ya han trabajado juntos, por la complicidad que transmiten al patio de butacas.

No quiero dejar sin mencionar a ninguno de los actores desde Jesus Cisneros y Yolanda Arestegui, pasando por esa pareja tan magnificamente bien interpretada por Isabel Gaudí y Fernando Albizu; Y José Luis Mosquera y Carmen Navarro, que creo es la pareja mas subrealista entre todas y que, sobretodo Carmen, lleva a cabo con su Madalena uno de los personajes mas divertidos de la función. Sin dejar de nombrar a Antonio Vico y Cristina Peña, que dan vida a una pareja que roza casi la autodestrucción y Aitor Legardon que es quien ayuda al espectador a ¿deshacer? todo este nudo de rumores que tanto nos hizo reir anoche.

Sin duda alguna recomiendo un paseo por el Teatro Amaya a quien quiera reirse con ganas.