Ya hace unos meses que publiqué un post anunciando el estreno de este musical en Madrid y… ¡Aquí está!

El Viernes, en el patio de butacas se respiraba mucha espectación, todos entrábamos en busca de nuestro sitio mirando al escenario, tratando de imaginar qué es lo que íbamos a encontrarnos unos minutos mas tarde… Y todo lo que yo me imaginaba se quedó pequeño, en serio…

Estoy feliz porque por fin he visto en España un musical de gran formato del que salgo totalmente satisfecho. Advierto desde este momento que no vi la versión del 92, así que no voy a comparar nada ni a nadie.

La escenografía, dicen que inspirada en dibujos y bocetos del mismísimo Víctor Hugo, es espectacular. Creando escenarios completamente diferentes en cuestión de segundos.  Muy sobria, tal como pide la obra, y ayudada por proyecciones que le dan un dinamismo que impresiona en varias ocasiones. El vestuario, maquillaje y peluquería muy sobresalientes (Gracias por no sacarnos de la ilusión porque al actor principal le hayan colocado un pelucón de tienda de “Todo a 100”). El paso del tiempo en los personajes, gracias a la caracterización, está muy logrado. Si es cierto que al comienzo de la función las voces de los cantantes quedaban tapadas por la orquesta, pero según avanzaba la obra esto dejó de pasar, por otro lado es normal, asistí a una función previa al estreno, con lo que uno va sabiendo que este tipo de cosas se pueden dar en cualquier momento. También agradezco que aunque la iluminación en muchos momentos es sombría porque así lo exige el momento, no es pobre, si no que enfatiza y dirige la mirada del espectador hacia donde el director quiere que miremos.

Aunque conozco el musical y lo he oído muchísimas veces, fui con la mente abierta; dispuesto a disfrutar sin caer en comparaciones de ningún tipo.
He seguido bastante de cerca el casting, primero por los amigos que probaron suerte y después através de grupos en facebook, la página de Stage y las publicaciones en diferentes webs de musicales que hay por la red. Sé de la polémica que ha habido en la elección de alguno de los protagonistas, pero es que no siempre llueve al gusto de todos y la decisión es de quien hace el montaje… Nosotros como espectadores, que es el rol que nos toca en todo esto, juzgamos el resultado final, el resto no es cosa nuestra. Y a mi juicio, creo que el elenco es acertado.

Destaco la labor de Gerónimo Rauch e Ignaci Vidal, Jean Valjean y Jabert respectivamente, dos grandes voces que me dejaron con la boca abierta en varios momentos. Me impresionó como Gerónimo carga a sus espaldas con todo el prólogo del musical y su evolución del personaje a lo largo de toda la función. Ignaci destila fuerza y una energía en escena descomunal. Cada vez que se marcan un solo, tanto uno como otro, es para dejar al espectador clavado en la butaca. Y entre los dos hay una química como protagonista y antagonista excelente. Por fin me he sentido lleno con todas las voces masculinas, no se retraen; y es que siempre he encontrado un punto de miedo a la hora de “dar el do de pecho” en los intérpretes masculinos que aquí no he visto, se lanzan con valentía, arriesgan y eso, a los que estamos abajo, nos entusiasma y lo agradecemos muchísimo.
También me gustaron Enrique R. del Portal como Thenardier, junto con su señora, el punto “cómico” ante tanta tragedia. Daniel Diges, que aunque le vi un poco rígido, sabe mostrarnos que es capaz de lucir un secundario, Enjolras, como si la obra recayera sobre él y Guido Balzaretti, del que no entiendo tanta polémica sin haberle visto; supongo que ahora quedará zanjada esa historia porque está muy bien como Marius, aunque, para mi gusto, aún necesita un poco de peso en escena.
De la parte femenina me quedo con la magnífica Eva Diago, una robaescenas absoluta como Madame Thenardier, de la que siempre quieres mas, y con Virginia Carmona en el papel de Fantine, un papel breve pero intenso que me emocionó hasta las lágrimas. Talía del Val, Cosette, tiene una voz muy bonita y junto con Marius y con Eponine tiene unos momentos brillantes, aunque a solas me hubiera gustado algo mas de presencia. Imagino que con el paso de las funciones lo irá ganando.
La única voz que me descuadró del resto fue la de Lidia Fairen, interpreta a Eponine; no es fea voz, de hecho cuando cantan junto con sus compañeros, hace unas voces preciosas, pero cuando canta a solas tiene un deje pop/rock que se sale del conjunto tan  lírico del musical, que a mi personalmente no me convence… Me ha descolocado un poco su elección como protagonista en un reparto tan redondo.

Solo decir que la elección de este elenco de actores-cantantes; revisando sus nombres y caras en la web, me suena un poco a plantilla fija de Stage. Casi todos los actores, protagonistas y coro, han participado en otros de los musicales de la productora… Y si bien es cierto que me ha encantado y se salido mas que satisfecho, dejo caer mi duda: ¿Seguro que no había mas gente de la que hizo el casting que podrían haber entrado en el elenco? No sé, no sé… Son cosas de la productora en las que no entro porque desconozco, pero que tienen cierto tufillo.

En fin, no quiero dejarme a nadie en el tintero, pero es que hay tantos nombres y tan importantes en el reparto (Luis Amando, Paco Arrojo, Ruth Calvo, etc…) que esto se puede alargar hasta el infinito. Solo decir que ha sido un autentico lujo ver esta función, ver algo GRANDE y que me haya hecho tener un nudo en la garganta durante casi tres horas que dura la obra, no solo por lo que cuenta, si no por el trabajo tan bien hecho.

Habéis dejado el listón muy alto para futuros montajes y eso es genial, veremos a ver qué nos depara el futuro en la Gran Vía…