Después de ver no sé cuantos teasers, trailers de 30 segundos, de 1 minuto, en inglés, en español… Ha llegado la hora de ver la primera parte del final de la saga al completo.
Sinceramente, después de la anterior película (Harry Potter y el Misterio del Príncipe), he ido a ver esta mas por saber en qué acaba todo que porque estuviera ansioso. Fue una decepción absoluta ver esa película inconexa y tan mal adaptada, y eso me ha condicionado bastante… Se podría decir que no soy admirador del joven mago ni de sus aventuras, las he seguido por mero entretenimiento y, bueno, en algunos momentos he de reconocer que me lo he pasado bien. Hasta el punto de ir leyéndome los libros de J.K.Rowling con tranquilidad, dejando tiempo entre uno y otro porque me cansa y necesito “desintoxicarme” del Potterismo galopante con otro tipo de literatura, ni mejor ni peor, solo otro tipo de literatura que me oxigene… tanto dejo pasar que aún no he llegado a leerme el libro de la película que hoy trato…
Esta nueva entrega titulada “Harry Potter y las Relíquias de la Muerte” (Parte 1) es otra cosa, también dirigida por David Yates como las dos anteriores. No es que esta película vaya a cambiar de parecer a todo aquel que la saga le haya dado igual… todo hay que decirlo; y si no has visto las últimas, mejor ahórrate el dinero porque no te vas a enterar de nada.
Esta entrega nos muestra una visión mucho mas oscura y desasosegada que las anteriores, no hay magia de colores, no hay tanta parafernalia infantil. Aquí hay sangre y hasta un conato de sexo (Virtual, pero deja ver que la cosa ya tira a adulta). Los personajes se enfrentan irremediablemente a la batalla final y en esto creo que hay demasiadas semejanzas con el final de la trilogía de “El Señor de los Anillos” la oscarizada “El Retorno del Rey”. Ambientes oscuros, desánimo en los protagonistas, sensación de que al llegar al final no todo va a ser tan alegre como cabría esperar y… ¡un colgante que les hace variar en el ánimo y que hay que destruir! En fin, esto mas que algo de la película es algo chocante por parte de la autora, un poco de escasez imaginativa para la resolución de todo un mundo inventado por ella misma, ¿no? Flojo muy flojo el invento… Aunque hablando de la trilogía he de decir que Gollum se ha quedado anticuado al lado de los elfos domésticos de esta entrega. Están hechos con tal realismo que tienen unas expresividad en la cara y sobretodo en los ojos que me han impresionado bastante.
Como decía, haciendo la vista gorda a ese detalle, la película destila una oscuridad que me agrada. Me gusta la imagen tan ténue, con esos colores tan grises y apagados, esas localizaciones tan desangeladas que hacen remarcar un poco mas la relación entre los personajes fuera de Hogwarts. En ocasiones, para enfatizar la trama se juega con silencios tensos y trucos de terror clásico que me han llamado mucho la atención para lo que venía siendo el resto de capítulos de esta serie. Los momentos del ataque de la serpiente, esa mujer silenciosa que mira con cara de hambre a Harry y a Hermione como si de un zombi se tratara, la soledad del bosque, e incluso ese pequeño homenaje a “Excálibur” que he querido ver con la espada en el lago… Pero de todos los momentos de la película con el que me quedo es con la persecución por el bosque, con esos movimientos de cámara frenéticos y vertiginosos y con la animación del cuento de los tres hermanos y la muerte.
Destaco la interpretación de Emma Watson y Rupert Grint, sus personajes se han ido despojando de la mojigatería de anteriores entregas y sacan a la luz sentimientos mas humanos, resueltos con veracidad. Tengo ganas de verles fuera del mundo mágico, en otras películas y comprobar como son sus interpretaciones, ya que estos personajes los llevan haciendo la friolera de diez años.Triste sería, que no hubieran salido matices diferentes después de siete entregas… Daniel Radcliffe nos da un poco mas de lo mismo, pero también es cierto que al ser el personaje que da título, es el que mas sujeto a la creación de la autora está. De la que comienzo a cansarme es de Helena Bonham Carter, veo el mismo personaje aquí que en “Sweeney Todd” y en “Alicia en el País de las Maravillas”, ambas de Tim Burton. Me aburro de ver siempre los mismo mohines…
En esta entrega también podemos ver a Rhys Iffans (Notting Hill) como el padre de Luna Lovegood y a Bill Nighy (Piratas del Caribe o Love Actually) como el Ministro de Magia Rufus Scrimgeour.
Evidentemente, con esta entrega nos quedamos a las puertas de ver los fuegos artificiales y la traca final que (imagino) nos tendrán preparado para Julio’11 que es cuando se estrenará la última de las películas… Seguro que esto a mas de uno le dejará decepcionado, pero es lo que se veía venir cuando dijeron que el final iba a ir en dos partes. Así que, a esperar se ha dicho.
Por cierto, odio profundamente a los que se han leido el libro y tienen incontinencia verbal, como esa “fan” que tenía sentada detrás y que no ha parado en toda la película de decir lo que venía segundos después… ¡Que no todos nos hemos leído los libros! y auque así fuera, ¡prefiero verlo a que me lo cuentes!