Al principio era curiosidad por ver de qué iba todo esto de “Avenue Q“, después através del Facebook, que con el aire de “colegueo” que han conseguido, con las fotos de presentación de personajes, los videos que nos mostraban las entrañas, como han colocado la marquesina en el Teatro Nuevo Apolo, y mil detallitos mas, da la sensación que vas a ver a tus amigos encima del escenario, y después, oyendo los comentarios de los colegas de profesión, lo bien que les ponían. El caso es que he ido con unas ganas terribles de verlo! Y no me ha decepcionado en absoluto!

Qué trabajo mas bien hecho y con qué ilusión se les veía en escena! Ya les he escrito en el muro de su facebook diciéndoles que hacen que parezca tan fácil que da gusto verlo. Lo que aparentemente puede parecer sencillo, por la aparente “ligereza” de la obra, en realidad lleva un trabajo bestial! Pero bueno, no me voy a poner en plan analítico… con esta obra no me apetece. Lo que me pide el cuerpo es decir que SON LA OSTIA!

Qué control con los muñecos! Si es que llega un momento que miras al escenario y ya no sabes distinguir cuando miras al actor y cuando al muñeco y es que parece que el que gesticula es el propio personaje! Los actores están todos inmensos, no puedo decir quién mejor y quién peor porque todos brillan en escena. Eso sí, mi mas absoluta admiración por Ángel Padilla, Leandro Rivera y por Isabel Malavia. Los tres doblan personaje y a veces en la misma escena!!! Y es que hasta hay momentos en que uno de los personajes canta la voz principal, con un ritmo en la boca y el otro hace coros y puedes ver que mueve la boca a ese otro ritmo y todo a la vez!!! y con su interpretación dan una personalidad muy definida a cada uno de los personajes que tienen a su cargo… Vamos, que dicho así ni se entiende lo que digo, y es que es para verlo y flipar porque es un ejercicio de coordinación mas que admirable! No puedo dejar de nombrar al resto del reparto que he visto esta tarde porque son igual de buenos que sus compañeros Pedro Muñoz-Chápuli y Thais Curia que son la pareja de humanos, lo bordan y hacen dos personajes muy entrañables, Mayka Sitte clava a la perfección su personaje (No digo nada para no desvelar quien es quien), pero me ha transportado en el tiempo y Noemí Gallego que hace todo un alarde de control de la escena, en un momento la ves en un lado colaborando en el manejo de uno de los muñecos y décimas de segundo después, está con otro personaje en el otro extremo!

Desde ya adoro a Princeton, a Kate Monster, a Trekkie Monster, a Nicky, a Rod, a Lucy la Guarra, a la Señortia Chumino y a los Ositos de las Malas Ideas! Y es que mientras estás con la sonrisa, te sueltan mas de dos verdades como bofetones y te ves obligado a decir: “Coño, si es que tienen razón“.

Advertencia, aunque salgan muñecos, no es función para niños, a no ser que después quieras contestar mas de una pregunta comprometida; y es que estos el pelo solo lo tienen porque son de peluche, pero en la lengua… no tienen ni uno!

Lo siento, pero me dejo llevar por el entusiasmo, pero… Buah! cómo he disfrutado esta tarde! Qué bien me lo he pasado con Avenue Q! Desde ahora mismo pido a todo aquel quiera pasarlo bien, que no lo dude y compre sus entradas para ir a ver una de las funciones porque creo que no se van a arrepentir! Yo desde luego que volveré de nuevo a pasearme por el barrio!

Ojalá, chicos, estéis mucho tiempo en cartel porque hacéis un trabajo impresionante y precioso!