Bueno, alguna vez me tenía que tocar algo y ¡mira! un par de entraditas de regalo para ver una función de “Animales“, con Juanra Bonet! Mola!!!… O no…

Sé que a muchos les ha encantado y la recomiendan como locos, pero a mi no me ha convencido… Qué le vamos a hacer, no?

El texto no me parece ni tan ácido ni tan transgresor como lo venden (y eso que hubo gente que se marchó de la sala…)… mas bien me parece un manojo de asuntos que se sabe que van a escocer en la conciencia del espectador y se les da un poco de “cañita” para que parezca que la cosa va en plan “Hardcore”, pero… ni fú ni fá…  Si es cierto, que los temas que tratan traen cola, pero creo que se quedan a medio gas. Si a lo que se va es a llegar a la conclusión de que, por muy racionales que seamos, somos la especie mas salvaje que hay… podíamos haber tirado un poco mas del hilo y haber tensado la cuerda. Todos, aunque lo neguemos, nos reimos de las cosas mas macabras que nos puedan echar a la cara, y en este monólogo hacen el amago, pero cuando van a lanzarnos la pedrada… recula y cambia a otra cosa… Porque lo que hace es eso: Tocamos tema Iglesia, pero damos un frenazo y el gran final de bloque se desinfla con una gracieta medio mojigata… Hablamos de guerras y nazis, pero cuando va la cosa a tomar un color salvaje, pffff!!! Se deshincha el globo y nos reímos de lo “mindundis” que parecían Hitler y Franco… Comportamientos sexuales de los animales… y lo mas que se llega a decir es como se lo montan dos delfines homosexuales… Muy tontorrón, la verdad.

Animales… bueno, hay comentarios, mas o menos acertados, con comparativas graciosas, pero es mas el título que de lo que trata…

No sé, yo iba esperando que me removieran un poco y que yo mismo me sorprendiera riéndome de cosas que normalmente no me río… en público… pero no, que va! No conozco nada mas del autor Ricky Gervais, pero me daba la impresión de que me iba a encontrar un humor mas sólido y resulta que la cosa se quedó, para mi gusto, en algo “simpaticón”, sin mas…

Juanra Bonet sin embargo me parece un actor al que se le puede sacar mucho mas, tiene el don de ser gracioso y caer en gracia a la vez, y me imagino que por eso le escogieron a él, porque tiene la capacidad de soltar la mayor de las barbaridades y conseguir que te rías con ganas! Pero aquí… esto se le queda tres tallas mas pequeño de lo que el puede vestir en escena, a veces me parecía que estaba demasiado encorsetado y se sentía incómodo, aunque hay momentos en los que disfrutas de él, como en el cuento de “Pedro y el Lobo”, en ese momento es cuando crea la complicidad adecuada con el público, es donde mas se ve al Juanra Bonet que yo tenía ganas de ver. Confío que en un futuro podré disfrutarle mucho mas en otro texto con mas “chicha”, estoy seguro!
Bueno, aún así, fue un regalo que me hicieron y doy las gracias porque tenía ganas de verlo y, ya está, ya lo he visto.