Amiga, desde mi rincón te mando un besito allí donde te encuentres, porque aunque ya no estés, permaneces en el corazón de todos los que te queremos. Antes que recordarte por el día triste de tu partida, prefiero dedicarte unas palabras en este, que quizá sea un día, por decirlo así, algo mas alegre…
Cuando nos presentaron te lo dije, pero como momento bonito lo escribo aquí: Tu nombre fue el primero que se me quedó de todos mis amigos argentinos y es que me recordaba a uno de los personajes de “All about Eve”, una de mis películas favoritas… Margot… después ya te quedaste por siempre a vivir en mi corazón…
Aunque ya no estés… Feliz cumple, amiga!